viernes, 11 de enero de 2008

¿no se nos morirá realmente el corazón cuando crecemos?

La Oruga y Alicia se estuvieron mirando largo rato en silencio. Por fin, la Oruga, quitándose la pipa de la boca, se dirigió a Alicia con una voz lánguida y somnolienta:

-Puede saberse quién eres tú?- preguntó la Oruga.


No era lo que se dice un comienzo muy alentador para una conversación. Alicia contestó, algo intimidada:


-La verdad, señora, es que en estos momentos no estoy muy segura de quién soy. El caso es que sé muy bien quién era esta mañana, cuando me levanté, pero desde entonces he debido de sufrir varias transformaciones.


-¿Qué es lo que tratas de decirme?- dijo la Oruga, con toda severidad-. ¡Explícate, por favor!


-¡Esa es justamente la cuestión!- exclamó Alicia-. No me puedo explicar a mí misma porque yo no soy yo, ¿se da usted cuenta?



Esa es justamente la cuestión... yo ya no lo sé (si es que alguna vez lo supe). Pero no me siento identificado con este encasillamiento. No acepto figurar en el catálogo de roles, de este absurdo mercado de identidades, necesito romper las cadenas de esta esclavitud. Me gustaría explicar que no soy el coche que conduzco, ni la ropa que me viste, ni el refresco que bebo, ni determinada música, ni el perfume que anuncia mi presencia (o enmascara mi olor), ni el lugar donde vivo... pero, antes de tan siquiera abrir la boca, todas estas etiquetas y códigos determinarán qué soy, quién va a dirigirme la palabra y que trato merezco recibir

¿Cómo sucedió? ¿Cómo no me di cuenta? Lentamente, la dejé morir, y se desvanece, agonizando ¡Qué terrible engaño, tan cruel y despiadado!

Quisiera borrarme todos los condicionamientos, los prejuicios, tener de nuevo la mente limpia, virgen, para poder ver mucho más allá de la apariencia. ¡Ay Alicia! ¿Qué encontraste al adentrarte en la madriguera? El reino de la falsedad, donde impera el miedo a lo desconocido, la hipocresía..; de una lógica totalmente desquiciada..y, ansiosa.., de ver rodar cabezas

"Al fin y al cabo, todos somos en el fondo tan iguales como diferentes, sólo extraños sin nada en común, excepto los demás." ("the breakfast club")

No soy mi padre ni mi madre (pero ambos están en mí), progre ni conservador, no estoy con los de derechas ni con los de izquierdas, no soy una mujer pero tampoco creo ser ese Hombre, no soy hetero ni homo (tal vez sólo me guste el sexo con algunas personas), no soy nacionalista pero siento mi tierra (ésta y la madre Tierra) su alegría y su tristeza; amo respirar su aire, sentir su tacto y su latido, oler su fragancia y beber su agua limpia y clara, conducirme por sus senderos y arroyos, escuchar sus músicas y bailar sus danzas; no soy de mi generación ni de la otra; en ésta y en otras épocas, hay seres en los que me reconozco (que me hacen sentir yo). No, puede que no sepa donde estoy, pero prefiero esa sensación de estar perdido.. aunque me consideren un fracasado, no deseo esos triunfos y sí, seguir buscando...


Perdido.., tratando de encontrar, de reconocer en este reflejo, algo de diginidad, honestidad, de valor, de pureza, de inocencia..


"Yo quisiera volver a encontrar la pureza
nostalgia de tanta inocencia que tan poco tiempo duró.
Con el veneno sobre mi piel
frente a las sombras de la pared."


Veneno que invade e intoxica todo mi ser... No estoy conforme con lo que he sido ni apruebo todo lo que he hecho y, no quiero, no pienso seguir interpretando este papel que me han asignado, y.. es por eso, que he de seguir cambiando. Sólo espero, que cuando llegue el día que tenga que despedirme, el momento en que uno ha de pronunciar su veredicto en la soledad, no sienta haberme traicionado; no lamente haber engañado.., haber hecho daño; Recordarte con una sonrisa y no con un llanto


Para encontrar la niña que fuí
y algo de todo lo que perdí.
Miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos


no dejes de preguntar-t, de buscar-t, no dejes de custionar-t.. no dejes de cambiar

(intro)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

REALMENTE PIENSAS KE EL CORAZON MUERE CONFORME VAMOS CRECIENDO?
YO CREO KE NO... YO PIENSO KE EL CORAZON VA MADURANDO CONFORME VAMOS CRECIENDO,KE VA APRENDIENDO DE LOS MISMOS ERRORES KE COMETEMOS Y KE POR MUXO DAÑO KE NOS CAUSEMOS... LE CAUSEMOS... APRENDERA A LEBANTARSE UNA Y OTRA VEZ COMO LO ACEMOS NOSOTROS ¿NO CREES?

BESOS HIMA...

Ariam Ram dijo...

Si no fuera porque tu espacio se llama así, cambiaría el nombre del mío... De nuevo "en cambio permanente", siempre...

"Cuando era pequeño me enseñaron
a perder la inocencia gota a gota
que idiotas..."

Y mi lucha por no perderla continúa a través de los años. Y también me han mirado fracasada, o rara, o triste... Ya no me importa.

Luchas por la esencia. A veces perdida o negada sin darnos cuenta.

Yo me reflejo en el mismo espejo que tú. Y quizás, aunque sureña, siempre en tierra de nadie: la de los descubrimientos y la soledad a veces... La mía.

Besos de sueños y brisa marina.

Carmi dijo...

Yo creo que nuestros corazones son cebollas (poco poético o narrativo)
En el devenir de los años, con las experiencias, alegrias y tristezas, éxitos y fracasos, se va cubriendo nuestro corazoncito infantil.
Y en nuestra alma han quedado grabados esos sentimientos de la niñez.
Esos puros sentimientos que nos revuelven el cuerpo cuando escuchamos una canción, una risa de un niño, vemos un brillo en una mirada, un rayito de sol en el mar...
Un abrazo...

Carmi