domingo, 6 de enero de 2008

hay ángeles entre nosotros

Hoy he tenido un despertar mágico (como aquellas noches de reyes de la infancia); esos traviesos rayos de sol que se colaban en mi cuarto y me sacaban de la cama presagiaban algo.. y, con esta extraña sensación me levanto para recibir un día fantástico, misterioso.., y descubro que esta noche, me habían dejado el mejor de los regalos, lo que tanto anhelaba.. la ilusión, volver a creer

Pero sospecho que los reyes magos de oriente no tuvieron nada que ver, tal vez un hada.., pero esa brisa marina que se respiraba, ese lienzo de colores en la mañana.., mmmh.. tienen la firma de una sirena


Parece inevitable atravesar por esos momentos de incertidumbre Carmi, las dudas hacen mella.. cuando nuestro ánimo decae, nos invade la melancolía, la penumbra ensombrece nuestro espíritu y nos encontramos perdidos..
Pero terminas cruzando las tinieblas y te descubres renovada, más fuerte, recorriendo ese camino entonces más azul que nunca, que el corazón te ilumina... porque solo se puede ver bien con el corazón ...lo esencial es invisible a los ojos

Tú me diste palabras de aliento cuando tanto lo necesitaba.. despertaste al pozo y me diste de beber, porque "El agua puede también ser buena para el corazón..."

"Levanté el balde hasta sus labios. Bebió con los ojos cerrados. Todo era bello como una fiesta. El agua no era alimento. Había nacido de la marcha bajo las estrellas, del canto de la roldana, del esfuerzo de mis brazos. Era buena para el corazón, como un regalo. Cuando yo era pequeño, la luz del árbol de Navidad, la música de la misa de medianoche, la dulzura de la sonrisa formaban todo el resplandor del regalo de Navidad que recibía."

Porque encuentras gente (como vosotros) que te devuelve la esperanza y la ilusión por perseguir los sueños, por tratar de cambiar las cosas..; "gente que infunde fe, que crece y que merece paz"

Qué fresca es la sombra que ofrecen
qué limpia el agua dulce de sus miradas
es por ti que empieza un nuevo día
hay ángeles entre nosotros

4 comentarios:

Carmi dijo...

Muchas gracias por tus palabras de ánimo.
La verdad es que el camino azul está "boirós". La niebla me invade.
La incertidumbre constante para una persona impaciente.... no casan.
Menos mal que como bien dices hay ángeles entre nosotros.
Y con el brillo de una mirada, un gesto, una caricia, una risa o un llanto colectivo... hace que poco a poco se vayan las nubes y empiece a verse el sol.
Sorolla pintaba amenudo en la Malvarosa, y allí se solía encontrar con Blasco Ibáñez. ¡Que mágico entorno!!!!!!!.
Un abrazo.
Carmi

Anónimo dijo...

PUES CLARO KE AY ANGELES ENTRE NOSOTROS... TU ERES UNO DE ELLOS!!!
BESITOS... HIMA

Ariam Ram dijo...

Llevo años pensando, creyendo que sí... A veces mis sensaciones se atropeyan, no sé cómo... No si sentados e invisibles en el sofá de al lado, no sé si a través de otros seres (que como tú) un buen día, sin saber por qué, te dan la mano humildemente...

No sé qué forma tienen ni dónde habitan, pero su presencia a veces es tan absoluta que parecieran regalarnos su propias alas.

Me has ayudado a volver a creer en mitad de la oscuridad.

HIMA debe tener razón, tú has de ser uno de ellos dulce niño mágico.

Anónimo dijo...

Hay personas que merecen ser felices y otras que no.